2013/03/21

La Creatividad



Algunas personas me preguntan qué quiero decir cuando afirmo que la clave de la plenitud personal no se encuentra aferrándose a las personas o a las cosas sino teniendo la posibilidad de desarrollarse y crecer como un ser único y distinto.

Esta afirmación se basa en la emoción que dicen experimentar las personas creativas e innovadoras, como han sido y son los grandes descubridores, artistas e inventores del mundo.

Estas personas reconocen que los momentos más intensos y felices de sus vidas han sido siempre aquellos en que lograron concentrarse totalmente en algo de su interés y con su acción creativa pudieron hacer una contribución a la humanidad.

No obstante, no se necesita ser un genio conocido mundialmente para ser feliz y sentirse pleno sino que se trata de dar lo que cada uno tiene para dar, que aunque puede parecer pequeño e intrascendente, también es necesario.

Estar concentrado es lo mismo que meditar, porque la mente se vacía de pensamientos inútiles del pasado y de los miedos al porvenir y se puede centrar en el presente, único momento posible para la acción voluntaria creativa.

El pasado ya no existe y no se puede modificar y el futuro es una incógnita porque todo cambia, solamente tenemos la oportunidad que nos ofrece el presente; y está en cada uno de nosotros aprovecharla o dejarla pasar.

Una persona es creativa cuando puede percibir las cosas que otros no ven, cuando tiene visión para ver más allá de la realidad concreta, cuando es capaz de prestar atención a su intuición para atreverse a pensar o hacer algo nuevo, cuando puede resistir a la crítica y tolerar la frustración; porque la acción creativa surge a partir de muchos errores.

El acto creativo exige liberarse de los condicionamientos y ser capaz de olvidar lo aprendido para poder entrar en una nueva dimensión de la realidad a partir de algo completamente nuevo.

Para desarrollar la creatividad hay que ser capaz de ir contra la corriente y dejar de permanecer a la mayoría para emprender un camino solitario que es el que transita todo aquel que se atreve a ser diferente.

Lo que hace al individuo infeliz es copiar la forma de pensar de la mente colectiva, imitar los modelos existentes y alienarse en ellos, dejando de ser un individuo para convertirse en un objeto.

Tampoco es necesario caer en un individualismo egocéntrico y egoísta, que aspira solamente satisfacerse a sí mismo. Significa ser libre de confiar en las propias convicciones personales para poder crecer y desarrollar todo el potencial y poder participar en la sociedad sin interferencia alguna.

El ser humano tiene que lograr ser más consciente, más compasivo y más creativo. Tener conciencia es atreverse a ser quien uno es, la compasión es tener sensibilidad y la creatividad es acción, o sea materializar las nuevas ideas.

El nuevo hombre tiene que tener estas tres cualidades, no una sola, para alcanzar la plenitud y la paz interior.

Malena

Fuente: “Creatividad, liberando las fuerzas internas”; Biblioteca Osho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!