2013/09/12

Taoísmo y Medicina China


La palabra TAO para los chinos significa el todo, el origen, el Ser supremo, la Verdad, el Camino, lo más grande, el logos estoico, el misterio; una idea que tiene el mismo significado de Dios en Occidente.

Lao tse designa con el nombre de TAO a la norma, moralidad, virtud y razón de ser de la conducta humana.

TAO es innombrable, incomprensible inefable, inmutable en su fecunda inoperancia.

Antes del Cielo y la Tierra, el TAO estaba en el silencio de su eterna soledad, es el caos, la forma sin forma, la figura sin figura, el Ser trascendente, vacío pero pleno que abarca todos los opuestos.

El Taoísmo enseña que el ser humano es una unidad que a su vez forma de una unidad más grande que es la naturaleza, con leyes que gobiernan la vida.

El hombre es un universo que funciona igual que el gran universo y su salud depende de la armonía que tiene con la ley universal.

La medicina Taoísta estudia y cura al hombre considerándolo una unidad y los síntomas son la información sobre el funcionamiento de esa unidad.

Para realizar un diagnóstico el médico chino utiliza cuatro métodos básicos: 1) observar; 2) escuchar y oler; 3) preguntar y 4) leer el pulso. A través del pulso, puede recibir información sobre todos las dificultades de salud que un cuerpo humano puede tener.

La medicina china, por ejemplo, afirma que para adelgazar no hay que dejar de comer sino corregir la postura de la columna vertebral, principalmente la posición del coxis que si no está bien alineado produce interferencias en la circulación de la energía.

Estar sentado o caminar encorvado deforma las vértebras y el coxis y esta deformación favorece la formación de grasa en distintas partes del cuerpo.

Una buena postura implica que los hombres tienen que estar derechos y la barbilla levemente baja, más cerca del cuerpo.

La buena postura permitirá que la energía circule normalmente y elimine la grasa acumulada, armonizando no sólo el aspecto físico sino también los órganos.

El sistema chino de adelgazamiento también incluye Acupuntura para equilibrar el bazo, quiropraxia para acomodar la columna vertebral y ejercicio para corregir la postura.

Un ejercicio sencillo para corregir la postura consiste en pararse de espaldas a una pared lisa, descalzo, e ir apoyando los talones, las pantorrillas, las nalgas, los hombros y la cabeza, manteniéndose en esa posición algunos minutos. Este ejercicio se debe repetir varias veces por día.

El Tai Chi también es una práctica china que permite equilibrar la energía interna. Si se realiza en forma regular despeja la mente e incrementa la salud y la creatividad.

Para el maestro Liú Ming, el uso de pantalones de tiro corto muy ajustados puede impedir los embarazos porque obstruyen la circulación energética a la altura del útero y los ovarios, recomienda por lo tanto usar modelos de pantalones que no aprieten la pelvis.

También el frío o el viento a la altura del ombligo, centro energético femenino relacionado con la fertilidad, produce una alteración de la armonía del cuerpo, que es necesaria para concebir.

Tampoco es recomendable colocar un piercing en el ombligo porque corta un punto del meridiano llamado "vaso de la concepción" que se encuentra a esa altura del abdomen.

Malena
Fuente: “TAO-Los secretos de la Medicina China”; No.2; Liú Ming. médico oriental, maestro de Tai Chi y otras artes marciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!