2013/12/03

Niños que roban



Hay niños que roban porque han aprendido esa conducta de su entorno familiar, cuando son ladrones de oficio y consideran que robar está bien.

Los hijos de estas personas, incorporarán los mismos valores porque aman a quienes lo rodean, aún cuando los castiguen y les hagan pasar privaciones, simplemente porque es su grupo de pertenencia y porque se identificaron con él.

Pero también existen otros niños a quienes no les falta nada, que pertenecen a familias que viven una mejor situación social, que van a la escuela y comparten con sus padres y hermanos una vida aparentemente normal, que no obstante, roban; le roban a sus padres, a sus hermanos, a sus familiares, a los compañeros del colegio e incluso roban en los negocios y en los supermercados.

A veces, familias típicas de clase media que parecen llevar una vida normal, que tienen un trabajo, que mantienen la casa y a sus hijos y se comportan como cualquier otra familia de su nivel social, pueden tener conductas inapropiadas delante de sus hijos, burlando la ley de distintos modos, cometiendo contravenciones en el tránsito con su vehículo, como pasar luces rojas, insultar a otros conductores, estacionar en lugares prohibidos; o comportarse en forma deshonesta cuando hacen las compras, cambiando los precios de los productos que compran en los supermercados e incluso llevándose cosas pequeñas en los bolsillos inutilizándole el dispositivo que tienen los paquetes que acciona las alarmas al salir.

Hay mucha gente que roba los jabones y el papel higiénico en los baños públicos y que luego se jacta de ello porque no lo considera un robo sino una travesura inofensiva e incluso graciosa.

Muchos se llevan los changuitos de los supermercados con la excusa de que los necesitan para trabajar, los cestos de residuos de las calles e incluso  las tapas de hierro de las empresas de servicios públicos que hay en las veredas que pueden ocasionar graves accidentes a las personas que transitan por ellas.  Pero la pobreza no justifica la delincuencia, porque no todos los que son pobres son también deshonestos.

En los hoteles, es común que algunos turistas se lleven las toallas, los ceniceros y todo lo que puedan transportar que pase desapercibido cuando dejan la habitación, y todo eso delante de sus hijos, como si esa conducta no fuera un delito y formara parte de sus derechos.

Los hijos hacen todo lo que hacen sus padres porque piensan que si ellos lo hacen está bien, de modo que incorporan estos valores y se atreven a robar también sin sentir ningún sentimiento de culpa.

A veces, hay niños que roban para llamar la atención, cuando sienten que no reciben el suficiente cuidado o afecto que esperan de sus progenitores; porque están  celosos de sus hermanos, tal vez más inteligentes o capaces, por lo que tratan de superarlos de alguna forma, aunque sea delinquiendo.

Los niños copian actitudes de las personas que son significativas para ellos, trasladándolas a todos los ámbitos de su vida, aunque resulten maliciosas y destructivas.

Cuidemos nuestras conductas delante de nuestros hijos porque somos el espejo en el que ellos se miran, nuestra forma de hablar, nuestra forma de tratar a los demás, nuestro deseo de superarnos y todos nuestros hábitos.

Si queremos un mundo mejor, la única forma de poder llegar a eso es dándoles la mejor educación y el buen ejemplo a nuestros hijos; porque no se puede elegir ser “medio honesto”, se elige ser honesto o deshonesto.

Malena  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!