2014/01/31

Niños al volante, peligro de muerte



Muchos padres creen tener hijos con aptitudes adelantadas para su edad y se ufanan entre sus parientes y amigos afirmando que son capaces de manejar un auto, una moto y obviamente el tradicional cuatriciclo de la  época estival cuando toman sus vacaciones y van a la playa.

Pero esas vacaciones pueden ser las últimas para sus hijos que podrán malograr sus vidas por el exceso de confianza que le tienen sus padres en cuanto a sus habilidades para conducir.

Recientemente se produjo un accidente con un cuatrociclo, en una playa de la costa atlántica, falleciendo un niño de diez años que acompañaba a quien lo conducía, un joven de 15.

Todos saben que a los 15 años no está permitido conducir un vehículo, sin embargo, muchos padres no consideran que un cuatriciclo en una playa sea un vehículo peligroso aunque desarrollen velocidad suficiente como para producir un grave accidente.

Los médanos en las playas atlánticas no son fijos sino móviles en función al viento, de modo que cambian en forma constante y no se puede saber con anticipación qué es lo que hay detrás de ellos.

Estos chicos no pudieron prever que la barranca formada del otro lado del médano que transitaban, tenía un ángulo de noventa grados, lo que produjo el vuelco del cuatriciclo, de más de doscientos kilos de peso,  el cual  lamentablemente cayó sobre ellos.

Esta experiencia nos lleva a cuestionar nuevamente el problema de los límites.

Tanto los niños como los jóvenes menores de edad tienen que tener límites y para eso están los padres, que por su edad y experiencia saben más que ellos.  Sin embargo, con el ánimo de no negarle nada a los hijos, por distintas razones personales, se arriesgan a que pierdan sus vidas en accidentes que pueden ser, como en este caso, fatales.

El niño acompañante falleció a los diez años, pero el joven que conducía el cuatriciclo tendrá que vivir con eso el resto de su vida y no le será nada fácil superarlo.

Estamos viviendo una época en que tanto los niños como los jóvenes gozan de un exceso de estímulos, sin límites, que lejos de hacerles la vida más grata los pone en situación de peligro.

En otros aspectos, también el avance de la tecnología hace que muchos menores se conviertan en adictos a los medios audiovisuales, a los juegos electrónicos y a pasarse gran parte del día conectado a las redes sociales a través de Internet.

Como todas las adicciones, una vez adquirida será muy difícil liberarlos de ella y tendrán que que verlos pasarse la vida teniendo relaciones virtuales, evitando así tener que enfrentar los vínculos cara a cara.

La velocidad también se convierte en una adicción una vez que se ha  conocido el efecto de la adrenalina que produce, sensación que luego no pueden encontrar haciendo otra cosa.

Aprenden así a arriesgarse superando sus propios límites ya que como toda adicción, cada vez se sentirán obligados a ir más allá de su propia capacidad haciendo más riesgosos los desafíos.

Los niños y los jóvenes están pidiendo a gritos límites, porque un permiso negado no es solamente una frustración sino una forma de sentirse cuidados y queridos.

Malena

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Malena! :) ¿qué tal? Ojeaba artículos, ¡vivan tus artículos, y tú! ¡jája! :) ,y ví este título. Y me acordé de que cuando era niño, a veces jugaba con el camión de mi padre.
    Ahora me dá miedo esta idea.
    Una vez, hace treinta años, con diez años yo aproximadamente, no sé que hice que moviendo cosas en el asiento de conductor del camión mientras lo limpiaba para pasar la revisión anual, el vehículo empezó a moverse. No lo encendí, era que estaba en una pendiente y se le soltó el freno de mano. Pero yo no recuerdo haberlo soltado. Recuerdo que el embrague se soltó del alambre que lo sujetaba y cayó al suelo de la cabina. Era un camión antiguo, y no era como los de ahora, que tienen muchas innovaciones.
    Lo que sé que el camión empezó a moverse a la punta de arriba de la bajada que iba para la casa de la finca de plataneras nuestra. Y mi madre estaba más abajo, barriendo o quitando hierba, no recuerdo. No pasó una desgracia de milagro.

    Apreté el freno de pie. Y le dije a mi hermano, el que me llevo mal, que fuera a avisar a mi padre. Mi padre vino, y lo solucionó. ¡Úfff!


    Otra vez, en una calle del casco viejo de mi ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, mi padre se fue un rato y dejó las llaves puestas del camión.
    Y yo me puse a jugar.
    Encendía el camión, este hacía un movimiento brusco, y se paraba.
    Tenía una marcha puesta, y se calaba.
    Pero eso yo no lo sabía con doce años. Mi hermano estaba a mi lado en la cabina.
    Le pregunté; "¿Por qué se para?, ¿Le quito el freno de mano?". Mi hermano me dijo que "no" asustado.
    Gracias a eso no cog...pillé a la gente que estaba delante del vehículo hablando.
    Era el transcurso de una fiesta en una plaza del casco viejo y estaba la plaza llena de gente. Habíamos ido a montar una caseta, un chiringuito.

    Gracias a mi hermano David, en las dos ocasiones no pasaron desgracias.
    Fue una suerte que estuviera a mi lado allí.

    ..bueno. saludos. Pablo. :)

    ResponderEliminar
  2. hola Pablo, veo que de chico eras un peligro, bueno, menos mal que todas tus travesuras terminaron bien. Los niños no tienen conciencia de lo que hacen, por eso hay que cerrar los vehículos con llave y no darles la oportunidad de subirse a ellos porque pueden provocar graves accidentes. saludos, male

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!