2014/09/05

La Timidez



Ser tímido es una condición que limita la vida social, las relaciones y las oportunidades laborales.

Sin embargo, no todos los tímidos fracasan, porque a la vez es una característica de la personal apreciada y valorizada por la confianza que suele general, a diferencia de los extravertidos que no tienen inhibiciones pero pueden ser también más impulsivos, imprudentes y atrevidos y en algunos casos no tener ningún reparo en aprovecharse de los demás.

Los tímidos prefieren quedarse en casa para no tener que enfrentar el trato con personas que no conocen, pero si no lo pueden evitar y tienen que asistir a una fiesta,  tratan de pasar desapercibidos, porque frente a algún encuentro sorpresivo, se ponen colorados, tartamudean, no saben qué decir y en lugar de disfrutar de una oportuna compañía, la ahuyentan y permanecen el resto de la velada reprochándose a sí mismos su inevitable actitud.

Este modo de comportamiento no hace felices a estas personas que para defenderse suelen encerrarse en sí mismas y reducirse al aislamiento.

La neurociencia ha investigado esta característica de la personalidad ya que la causa de esta forma de ser puede estar en el cerebro.

Un estudio realizado en la Universidad de Sacramento que fue publicado en la revista Personality and individual Differences, en 2010, muestra que el encéfalo de las personas tímidas presenta una intensa actividad: de hecho, el cerebro tímido presenta una actividad global superior a la media y ninguna zona con menor actividad.  Por esta razón, los tímidos responden con mayor intensidad a las emociones.

La timidez también puede ser un rasgo heredado, factor comprobado en gemelos idénticos que padecen el mismo trastorno y causado por un entorno familiar de muy bajo perfil cuyo comportamiento tiende a ser excesivamente prudente y poco comprometido.

Cómo saber si uno pertenece a la categoría de personas con comportamiento social tímido, es sencillo. 

Si observa los siguientes comportamientos que figuran a continuación y éstos condicen con su habitual forma de actuar, tendrá una base bastante sólida para reconocer su timidez y tal vez decidirse a buscar ayuda para cambiar.

1   -   Se siente incómodo frente a personas que no conoce.
2   -   Está convencido de no ser una persona sociable.
3   -   Nunca pide información a extraños aunque se encuentre desorientado
4   -   No le gustan las fiestas ni las situaciones nuevas
5   -   Permanece callado y no participa cuando está en un grupo
6   -   No puede ser espontáneo y tiene que ensayar lo que va a decir
7   -   Se inhibe frente a figuras de autoridad
8   -   Duda sobre su competencia
9   -   No puede hablar mirando a su interlocutor a los ojos
10 -   Su timidez aumenta cuando tiene que enfrentar al sexo opuesto

La timidez es una condición que a pesar de formar parte del temperamento básico de un individuo se puede modificar, principalmente eligiendo trabajos que exijan la atención al público, como por ejemplo tareas de  ventas o gestión de trámites, desempeñándose como maestro o profesor o dedicándose a la actuación.

El trabajo es la mejor manera de perderle el miedo a la gente y es el entrenamiento más accesible, más prolongado en el tiempo y más barato para perder la timidez y ganar más confianza en sí mismo.

Malena

Fuente: “Mente y Cerebro”; No.50/2011; “Timidez y cerebro hiperactivo”; Sébastien Bohler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!