2016/04/18

La Magia de la Fe - Psicología Malena Lede




La fe es un estado mental, que puede aumentarse a voluntad por medio de la auto sugestión, con la repetición de afirmaciones, dándole instrucciones reiteradas al subconsciente para que se materialice todo lo que se desea, ya sea salud, dinero o bienestar.

Todos los pensamientos tanto positivos como negativos cargados con un monto de emoción y acompañados por la fe o el amor, comienzan a materializarse en la realidad física.

Desde este punto de vista, la “mala suerte” no sería más que el producto de la creencia y la emoción concomitante que producen los pensamientos negativos; o sea que podemos ser los creadores de nuestras propias desgracias cuando somos pesimistas al pensar en el futuro.

Si nos trasladamos al ámbito de las religiones, ¿qué es una plegaria?; es un pedido, un ruego, una súplica para que un deseo se cumpla; y también debe repetirse muchas veces, como hacemos los católicos cuando rezamos el rosario.

Para que la magia de la fe se pueda lograr es necesario practicar creando mentalmente emociones positivas y eludiendo las negativas.

Una mente que adquiere el hábito de mantener un estado dominado por emociones positivas puede alcanzar fe suficiente como para darle instrucciones a su subconsciente en forma voluntaria y hacer que todos sus deseos se hagan realidad.

Hay que empezar teniendo fe en uno mismo y en la inteligencia que subyace a todas las cosas, porque la fe es el fundamento de todos los misterios, más allá de la ciencia; y es la que da vida, poder y hace que las cosas que queremos ocurran.

La fe permite ponerse en contacto con fuerzas que aún no se conocen que trascienden lo físico, repitiéndose a sí mismos lo que se desea y sintiendo la emoción concordante, sin importar que ese deseo sea verdadero o falso.

Toda persona es lo que piensa, o sea, lo que permite que su mente acepte albergar; y todo pensamiento combinado con una emoción cualquiera, tiene una fuerza magnética que atrae nuevos pensamientos similares.

Cualquier plan, idea, propósito, deseo o proyecto se puede grabar en la mente repitiéndolo la mayor cantidad de veces posible, teniendo en cuenta que la mayor desventaja para el cumplimiento de los objetivos es la falta de confianza en sí mismo y que la clave es la acción perseverante sin interrupciones hasta conseguirlos.

Pero también es necesario recordar, que cualquier proyecto o idea que se desea desarrollar, no puede durar mucho si afecta la vida de otras personas o si se basa en principios deshonestos o injustos; porque hay de todo para todos y se puede pensar en grande, sin egoísmos inútiles.

Malena
Fuente: “Piense y hágase rico”; Napoleón Hill.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!