2016/07/04

Psicoterapia con el uso de realidad virtual - Psicología Malena Lede




Los programas terapéuticos de desensibilización perceptiva para lograr cambios de comportamiento nocivos, existen desde hace varias décadas en Psicología del Aprendizaje.  Se comenzaron a aplicar en Estados Unidos después de la segunda guerra mundial para aliviar los traumas de guerra; pero posteriormente, sus beneficios se extendieron también a otras patologías psicológicas.

Los avances tecnológicos permiten ahora que la realidad virtual se convierta en una herramienta que proporciona mayores recursos para el tratamiento terapéutico de las fobias, los trastornos de la alimentación, los problemas de ansiedad,  las adicciones, los dolores crónicos y los déficits de atención.

El casco que se utiliza a tal efecto presenta aún algunos inconvenientes, dado que cada sesión tiene una duración de cincuenta o sesenta minutos pero generalmente a los quince el paciente comienza a experimentar molestias debido al casco.

Como consecuencia se están probando otros sistemas de proyección que no requieren del uso de ningún casco en la cabeza pero aún de esa forma resulta poco tolerable para el paciente.

Esta terapia todavía se encuentra en etapa de experimentación y no cuenta con la aprobación de algunos terapeutas quienes para aplicarla deben realizar un entrenamiento.

Estas técnicas consisten en exponer al paciente a situaciones que le provocan respuestas evasivas, para que se habitúe a esas situaciones y desarrolle conductas más adaptativas.

Sin embargo, la realidad virtual no es suficiente por sí sola para producir los cambios deseados, ya que se necesitan también algunas exposiciones en vivo.

Para el terapeuta este tipo de tratamiento significa un menor esfuerzo pero el mismo nivel de compromiso ya que no reemplaza su participación sino que la complementa. 

En cuanto al resultado, puede llegar a superar los estándares de los tratamientos tradicionales, tiene un menor costo y además estos programas permiten que el paciente lo practique en casa ya que es similar a un videojuego, aunque en este caso el nivel de inmersión suele ser menor.

El cine en pantalla en tres dimensiones también puede ser muy inmersivo pero el espectador se puede mantener pasivo.

Los videojuegos tradicionales no son inmersivos pero sí son muy interactivos.

Tal vez en el futuro estos programas se puedan adquirir en los comercios y puedan ayudar masivamente a modificar comportamientos indeseados y a adoptar conductas más apropiadas.

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!