2016/12/14

El Complejo de Repetición- Psicología Malena Lede




Dentro de la Psicopatología se presenta como el deseo incontenible inconsciente de repetir situaciones penosas del pasado que no se recuerdan, con la vívida impresión de que sólo se trata de una experiencia del presente.

La compulsión a la repetición según el Psicoanálisis, se refiere a un conflicto y sólo interviene el principio del placer interaccionando con el principio de realidad.

El hecho de que se reitere hace que una conducta determinada se transforme en un síntoma, por ejemplo, se pueden observar manifestaciones repetitivas en los actos obsesivos compulsivos.

Es evidente que en general lo reprimido intenta volver al presente por distintos medios, en forma de síntoma, de conducta y a través del sueño.

Es difícil comprender a simple vista qué instancia del sujeto puede encontrar satisfacción repitiendo experiencias displacenteras para la realización de un deseo reprimido,  pero hay que recordar que en términos del Psicoanálisis, lo que es displacentero para un sistema del aparato psíquico puede ser placentero para otro.

El conflicto con lo reprimido tiene necesidad de actualizarse y lo hace de manera inconsciente a través de la compulsión a la repetición del hecho, más o menos disfrazado,  pero con elementos del conflicto interno que resultó incomprensible en su momento, y que continuará siéndolo hasta que el individuo logre hacerlo consciente y liberarse de él.

Esta tendencia a la repetición podría ser el intento del yo de liberarse de las tensiones excesivas; o una manifestación de lo más profundo o demoníaco que existe en toda pulsión que es la tendencia a la descarga absoluta, representada por la pulsión de muerte.

Para el conductismo, en cambio, la psicología sólo puede estudiar científicamente la conducta humana, que es lo único objetivo y observable.

Desde este encuadre teórico, la conducta es puro condicionamiento, de modo que la compulsión a la repetición sería un hábito aprendido placentero que también puede provocar consecuencias displacenteras.

Las adicciones pueden ser un ejemplo, porque desde este punto de vista, son conductas aprendidas que pueden calmar la ansiedad inmediata pero también pueden hacer la vida miserable.

Para estas teorías, el conflicto básico no se puede conocer, porque la psique es una caja negra.

Sin embargo, existen técnicas conductistas que resultan eficaces para las adicciones,  que enseñan a desaprender las antiguas conductas desfavorables  y a aprender otras más adaptativas, con resultados favorables.

Malena Lede – Psicóloga
Fuente: “Diccionario de Psicoanálisis” de Laplanche y Pontalís; “Teorías del Aprendizaje”; de Hill


4 comentarios:

  1. Hola, Malena! �� Buenas noches! Hay terapias que tratan las adicciones como la cleptomanía, verdad? Para no volver a repetir esas cosas. Yo hace veintiún años que no hurto. Soy más honrado como nunca fui.

    Pero a veces me siento tentado de volver a hurtar en los grandes almacenes. Como si haciendo eso robar me sintiera mejor. Pero no es vida eso.

    La vida de un cleptómano es un infierno. Un infierno que puede volverte desconfiado y aislarte de la gente. Que puede hacerte ver que a tu alrededor hablan de ti aunque no sepan quién eres ni que haces. Hablan de tus acciones malas, crees. Y sufres tú.
    Y todo por un bolígrafo...por unos libros...por cosas que te hacen sentir culpable aunque si también excitado.

    Esa excitación lleva vergüenza. Porque robar no está bien.
    Aunque nuestros gobernantes algunos con su ejemplo dicen lo contrario.
    Ellos están peor que yo.

    Gracias y saludos cordiales


    Pablo Manuel

    ResponderEliminar
  2. ... perdona, que escribí y no accedí a mi cuenta. Si accedes después se borra y arggh

    ResponderEliminar
  3. hola Pablo, todos tenemos tentaciones, pero pensar en ellas en una cosa y hacerlas es otra. Las tentaciones no se pueden evitar, más en un mundo lleno de cosas que la mayoría no puede comprar.
    No te preocupes tanto y vive el día a día. saludos, malena

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Malena,
    El artículo me parece interesante.

    Dices que el conductismo evalúa solo lo que se puede ver, y si eso es parte de la psicología, me permito la libertad de dudar amplia mente de esta forma de analizar las cosas, ya que creen que es muy objetiva, cuando es menos objetiva incluso que la que no se dice del conductismo.

    No creo que sea inteligente analizar solo lo que se ve, algo muy sencillo de evaluar, es el efecto que produce la gravedad en las cosas, y es imposible ver la gravedad, simplemente vemos el efecto que produce en los objetos, y aunque podemos darle explicación, incluso tener definiciones consistentes de el como y el cuando, sigue siendo en rasgos generales, un no se que, que actúa de una manera, y no sabemos por qué.

    De la misma manera que la gravedad actúa sobre las cosas, un olor, un sonido, una temperatura, una película, un demonio o un ángel, actúan sobre la mente, produciendo un efecto.. y si el conductismo desestima los espíritus o lo que "no se ve", solo por tratarse de cosas religiosas, me dan pena, que no vean mas allá de sus narices, por que mas allá de que existan o no los espíritus, Luz, oscuridad, sabores y olores, demonio o ángel, son palabras claves, que activan o desactivan conductas preestablecidas o no, que están relacionadas con un sistema de reacciones del propio individuo.

    Por que.... es la gravedad un ángel o un demonio?

    Por supuesto, en esta vida tienen que haber quienes piensen diferente claro, pero una persona que no tiene en cuenta todas las posibilidades, dudo que tenga un gran abanico de herramientas para resolverlo.

    Javier.

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!