2017/05/30

LA ILUMINACION - Psicología Malena Lede



Muchos creen que alcanzar la iluminación es algo que sólo pueden lograr los santos, los monjes tibetanos o quienes realizan grandes sacrificios.  Sin embargo la iluminación no es sólo para los grandes maestros, porque cualquier persona puede llegar a experimentar la unión con el espíritu y percibir la trascendencia como algo real fuera de toda duda.

La iluminación es un momento de revelación, cuando lo visible se mezcla con lo invisible y surge la conciencia pura, sin las limitaciones del cuerpo y sin ataduras de ninguna clase.

Ver la luz significa tener plena conciencia, darse cuenta, poder ver lo real más allá de la ilusión de la percepción sensible, distinguir la verdad.

Claro que hablar de conciencia plena en un mundo caótico donde los valores humanos se han perdido parece una utopía; porque en esta realidad que vivimos con nuestros sentidos la conciencia parece ser incompatible con los intereses de la mayoría.

Actuar con conciencia puede significar renunciar a satisfacer deseos mundanos de éxito, poder y riqueza,  por eso lo habitual es comportarse sin conciencia, y vivir en función de las ganancias materiales.

Las personas se convencen así que la realidad es sólo material, que la felicidad consiste en acumular riqueza, que el hedonismo es lo máximo a lo que puede aspirar, por lo tanto deciden ignorar la voz del alma.

La realidad material crea muchas necesidades que el ego debe satisfacer y todo a nuestro alrededor se vuelve un medio para conseguir esos fines.

El viaje hacia el alma significa tomar distancia de la vida que conocemos para poder evolucionar internamente y llegar a ser testigos del despertar de la conciencia.

Cuando la interioridad está en paz proporciona un modo de ser felices más pleno y todo sucede como tiene que ser, es entonces, cuando me puedo descubrir a mi mismo y a mi relación con el Ser universal.

La depresión es la expresión del estado de esa separación entre el cuerpo y el alma, es vivir la angustia de sentirse aislado y desamparado en un mundo sin esperanza.

La mente es más que el cerebro, es eterna y se extiende más allá del espacio y el tiempo.

Malena Lede – Psicóloga

Fuente: “El todo y el orden implicado”; David Bohm; “El tao de la física”, Fritjof Capra;
“Mente infinita”; Valerie V. Hunt 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!