2012/12/30

El Problema de la basura




El hombre es la única especie animal que produce basura contaminante y que a pesar de saber las graves consecuencias sanitarias y en el medio ambiente que produce actúa como si las ignorara.

Es común ver cómo los automovilistas tiran por la ventanilla de su vehículo, todo tipo de desperdicios; como botellas plásticas, envoltorios de golosinas, paquetes de cigarrillos y hasta cáscaras de bananas y más común todavía ver cómo muchos se complacen en llenar de basura los patios internos de los edificios, sin ningún reparo ni consideración, prefiriendo tirarla por la ventana de sus departamentos en lugar de ponerla en sus cestos de desperdicios.

Para ellos parece que el cuidado de la limpieza termina en la puerta de sus casas, luego, cuando salen, creen que su comportamiento negligente puede ser impune.

Las calles de Buenos Aires reflejan en gran medida la cultura ciudadana que no alcanza para que los ciudadanos mantengan una conducta disciplinada fuera del ámbito de sus hogares y los lleva a considerar la calle como un sumidero de basura tirando en la vía pública, desperdicios a diestra y siniestra.

La calle es el espacio común de todos, por donde todos obligatoriamente tienen que circular y donde pueden ser víctimas de su propia desidia, como pisar el excremento de su propio perro o caerse al pisar su propia cáscara de banana.

Solamente cuando aparece la amenaza de una epidemia es cuando se despliega al máximo la capacidad humana para mantener limpia la vereda y no arrojar desperdicios que pueden atraer a las ratas.

Las ciudades suelen ser sucias y difíciles de controlar, porque es un lugar, donde la mayoría es anónima y cree que el hecho de no ser reconocido le permite hacer cualquier cosa, sin pensar que verse a sí mismo teniendo conductas inadaptadas y destructivas, es suficiente para disminuir la autoestima y sentirse a la altura de un insecto, sin ánimo de ofender a los insectos.

Las autoridades responsables de contratar los servicios de empresas recolectoras de residuos, prestan poca atención a las enormes deficiencias que tenemos la desgracia de presenciar todos los días los vecinos,  cuando observamos con impotencia que los camiones recolectores se limitan a llevar solamente las bolsas con residuos, dejando atrás un reguero de basura desparramada.

Sin embargo, hoy, domingo 30 de diciembre de 2012, a las 15,30 de la tarde, en la esquina de Uriarte y Santa Fe,  del barrio de Palermo, sucedió un hecho inédito digno de mencionar, porque algo puede estar cambiando.

Un camión recolector se detuvo en la vereda de la iglesia que existe en ese lugar, que parece ser tierra de nadie y  donde algunos desaprensivos vecinos acumulan desperdicios; y dos hombres que bajaron de él, provistos de pala y escoba, se llevaron hasta el último residuo en unos pocos segundos.

Fue una feliz e inesperada experiencia para mí que fui testigo y que casi me había resignado a vivir en medio de la basura.

Tal vez las cosas estén cambiando y algunos funcionarios en lugar de cobrar solamente para ir a firmar su asistencia, estén haciendo su trabajo, o sea controlar los servicios que prestan las empresas que contrata el gobierno de la ciudad, pagadas con el dinero de la gente.

MALENA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!