2014/09/11

Hasta que la muerte nos separe



La violencia de género está enquistada en la sociedad y destruye familias.

La paradoja es que el hogar que debería ser un remanso para una persona,  puede ser, según las estadísticas, el lugar más peligroso que existe y los peores enemigos pueden vivir en él, dado que son los vínculos más cercanos y los familiares más íntimos los primeros sospechosos de cometer actos violentos o asesinatos en el seno de la propia casa.

El maltrato físico o psíquico está instalado en todas las clases sociales y cercena las vidas de familias enteras, dejan a los hijos sin madres,  con un criminal como padre y destroza las bases del entramado social.

Este problema es de muy difícil solución porque, a pesar de los cambios sociales, aún perdura en nuestra cultura la rivalidad por la desigualdad entre hombres y mujeres debido a que continúan muy arraigados los patrones estereotipados de una sociedad patriarcal.

Por otro lado, aún no existe un presupuesto del Estado para financiar una estructura nacional que contemple todo lo necesario para atender estos casos puntuales, como refugios, asistencia psicológica y jurídica y recursos para que la persona amenazada pueda volver a insertarse en la sociedad.

Uno de los obstáculos más frecuentes es que la gente del entorno que es testigo de situaciones de violencia familiar, evita intervenir y no hace la denuncia correspondiente; y las víctimas mismas son renuentes a denunciar maltratos, ya que por lo general recién después de haber sufrido muchos años de humillaciones se deciden a hablar.

Actualmente existe la Oficina de Violencia de la Corte Suprema, que puede tomar medidas en pocas horas para proteger a la víctima, que funciona las 24 horas del día todos los días del año.

Los jueces pueden decidir de inmediato lo que van a hacer solamente con el relato de la víctima, la evaluación del riesgo y el informe médico si es necesario, ya que aunque el hecho se haya cometido dentro de un contexto familiar, esto no se convierte en un obstáculo para aplicar el código penal.

Lo nuevo es que ha comenzado a ser valorado el testimonio único como elemento de prueba, ya que si resulta coherente, no contradictorio y si además se dan las características necesarias se puede convertir en la base de una sentencia penal condenatoria; condiciones que en los casos de violencia de género, antes no se daban.

La educación de las próximas generaciones sobre lo que significa la violencia de género puede ser un factor importante de cambio, creando conciencia sobre el peligro que representan los celos en las relaciones personales, el hecho de continuar considerando a la mujer como un objeto que le pertenece al hombre, y la intención de dominarla y evitar que ejerza su derecho a desarrollarse como persona individual.

La información también es otro recurso valioso, ya que muchas mujeres ni siquiera saben que tienen la posibilidad de salir del infierno en que viven haciendo una denuncia,  ni cómo llegar a la justicia.

Malena

Más información: Corte Suprema de Justicia, Oficina de Violencia Doméstica, Lavalle 1250, Teléfono 4-370-4600 (Internos 4510 al 4514)

Línea Mujer gratuita 0800-66-68537 (MUJER); 4-370-4600, internos 4510 al 4513. Todos los días del año,  las 24 horas.

Emergencias a nivel nacional: 911

Las direcciones de los refugios no se dan por razones de seguridad, se brinda esta información con la derivación.

Fuente: “LNR”; marzo 2012; “Amores que matan”; Gabriela Cicero. 

2 comentarios:

  1. Buenos días Malena:
    Soy Elaine, el diecinueve de agosto recurrí a ti, para comentarte la situación sentimental que estaba viviendo, la cual por cierto me ha dejado con mucha ansiedad a día de hoy, depresión, y me cuesta salir para adelante. Me diste tu opinión al respecto, cosa que de antemano te agradezco mucho, porque he intentado aceptar la situación, no así con bastante dolor, pero sobrellevandolo.
    Te comento a groso modo la situación que he tenido, para recordartela, me he enamoré de un hombre casado, yo también me encuentra está situación por el momento..., mantuvimos una relación que a durado un año y dos meses, a los seis meses de estar juntos, este hombre propone la separación en su casa, a su esposa e hijo. Su esposa acarrea un problema de crisis aguda de ansiedad desde hace muchos años y está en tratamiento psicologico.
    Cuando planteo dicha separación en su casa, le comento a su mujer y a su hijo, que no se marcharía hasta que ella estuviera medianamente mejor. A partir de ahí, su mujer era un constante pedirle que se quería una oportunidad, le decía que si se marchaba la iba a encontrar muerta, etc, etc.... muchas cosas más. Ellos no mantenían relaciones sexuales desde hace unos nueve años, y yo con mi pareja tampoco desde hacía un par de años más o menos.
    Al final él no aguanto y le dijo que le iba a dar una oportunidad, y que le diera un tiempo y tambien le daría relaciones sexuales. Lo cual a mi me destrozo por completo, en su día te había preguntado que no entendía como un hombre que no amaba a su mujer, el cual me ha dicho reiteradas veces, que le da asco y replusión, resulta que podía hacer el amor con ella, sobre todo cuando sabe de sobra que yo estoy enamorada de él, y él me dice que de mi tambien.
    Desde aquel día he intentado aceptar la situación, aunque realmente no la comprendo, ni la asimilo.
    Hace unos días ha sido su cumpleaños, y para mi sorpresa se ha puesto en contacto conmigo. Me ha dicho textualmente, que esta más tranquilo, pero que le falta la felicidad y algo por lo que sonreir. Me ha dicho que no había hora en no se acordara de mi, y que lo había echo muy feliz, y me ha dado las gracías por ello. Y por último me ha dicho, que lo unico que sabe a ciencia cierta es que me quiere, pero que en estos momentos no puede ser, y que ojala algún día podamos estar juntos. Con lo cual me he quedado totalmente muy desconcertada, angustiada, y bastante nerviosa.
    Su situación en casa en bastante precaría, ella es una mujer que no ha trabajado nunca, de la cama, se levanta para ir al ordenador, y a comer o ver un poco la tele, sino vuelve a la cama. Suele salir una vez a la semana a la calle, por cuestiones de medico. En su casa lo hace absolutamente todo él, escepto planchar. Lo que me llama la atención, el cocina, y le tiene que poner la comida a la mesa, con sus cubiertos, y ella come sola, porque le da asco comer con su familia (que son su marido e hijo), y así te podría contar muchas cosas que no me vienen a cuento.
    A él le he dicho que busque ayude psicologíca, no se que es lo que espera de mí, supongo que este trance querra que sea su amiga, pero a mi me cuesta mucho.....
    Realmente no se que hacer, ojala puedas darme un consejo.
    Gracías, Elaine.

    ResponderEliminar
  2. Hola Elaine, si aceptar de nuevo a ese hombre casado tu autoestima está por el suelo. Qué más quiere él que tener a dos mujeres, la de él que NO VA A DEJAR NUNCA y tu que en lugar de buscar otro novio estás pensando en recibirlo con los brazos abiertos.
    No te dejes engañar más, razona, piensa que te está usando, que jamás se va a animar a dejar a su mujer y a su casa,y que te está haciendo perder el tiempo.
    Espero que elijas lo mejor para tí y no lo mejor para él. saludos, malena

    ResponderEliminar

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!