2016/09/28

No renuncies a ti mismo por amor - Psicología Malena Lede




Somos personas únicas y esa unicidad es la que principalmente hace que nuestra identidad sea más importante que cualquier otra cosa.

Sin embargo, cuántas veces hacemos pensamos y decimos lo que quieren otros, creyendo que de esa forma seremos más aceptados y queridos.

La madurez  brinda la capacidad de tolerar la frustración y de resistir la crítica, o sea la posibilidad de darse cuenta que lo más importante no es lo que piensan, hacen y dicen los demás, sino lo que piensa, hace y dice cada uno por sí mismo.

La paradoja más común es enamorarse de una persona por ser quien es, intentar cambiarla para que sea como no es y luego dejarla porque no se atrevió a ser quien era.

Si para ser amado hay que sacrificar la identidad, ese amor tiene un precio demasiado alto porque implica alienarse en el otro y dejar de ser uno mismo.

Nos enamoramos de un ser libre pero en poco tiempo lo cosificamos y lo transformamos en un objeto más que poseemos; y ese afán de posesión es lo que destruye al objeto.

La idea es creer que podemos asegurarnos el amor de alguien que convertimos en nuestro prisionero, cuando la realidad es que estamos haciendo lo que se necesita para que ese amor se transforme en odio.

En el amor también hay que saber que no existe la seguridad absoluta, porque como la vida misma, también el amor es pura incertidumbre.

Amar verdaderamente a alguien es estar dispuesto a perderlo y ser capaz de dejarlo ir, porque no se puede obligar a nadie a que nos ame.

Amar y ser amados es lo que todos deseamos, ser capaces de entregarnos a una relación, sin suspicacias y sin miedos, con plena confianza en uno mismo.


Malena Lede - Psicóloga

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!